Hola a todos!

Hoy vengo con un reportaje que hice ya hace unos meses (sí, lo reconozco, voy muy atrasada con las publicaciones… pero espero ponerme al día pronto!) de un bebé de 3 meses.
Cuando me pedís información para las sesiones con bebés siempre os recomiendo que sean de recién nacidos (es maravilloso guardar recuerdos de esos primeros días en los que son tan pequeñines!) porque aún está bastante dormiditos, no les han salido granitos, no han empezado a cambiar la piel,… Y sino ya a partir de los 6 meses más o menos, para que el bebé se mantenga solo sentado, se ponga a gatas o haga la croqueta y así pueda interactuar más conmigo y las fotos sean más variadas y divertidas.
Eso es lo recomendable, pero en estas fotos de hoy veréis que no es imprescindible. No es imprescindible porque a mí e gusta mucho retratar a los bebés en brazos de sus padres (es donde creo que tienen que estar) y eso puede hacerse a casi cualquier edad.
Además Noa se portó fenomenal y hasta se durmió un ratito.

Me encantó poder conocer a esta familia tan chula y observarles desde el huequecito de detrás de mi cámara! Y si llegáis a la última foto veréis al cuarto integrante de la familia 😉

DSC_9552B logo DSC_9581 logo DSC_9503 logoDSC_9623 PS logo DSC_9716 logo  DSC_9738 logo DSC_9758 PS logo DSC_9767 logo DSC_9724 logoDSC_9771 PS logo DSC_9817 logo DSC_9826 logoDSC_9462 logo